03
_

Grabador Fantasma
2018
Instalación | Película S 16 mm
9’25’’ (loop)

 

⎌ PROYECTO COMISIONADO

El punto de partida de Grabador Fantasma es la película Fitzcarraldo (Werner Herzog, 1982), que cuenta la odisea de Brian Sweeney Fitzgerald, al inicio del siglo XX. Este empresario, y a la vez amante de la música, aspira hacer una fortuna con el caucho y sueña con construir una edificación para la ópera en la selva amazónica. Lo que le llama la atención a Balseca de este emprendimiento desmesurado es la estética fuera de lugar y visualmente desconectada de un gramófono sobre un barco que erra en el medio de la selva. Balseca borra al personaje principal de la obra de Herzog y ensambla diversas tecnologías para “escuchar” a la “naturaleza”. La canoa capta los sonidos del bosque, a la escucha de los sonidos humanos y no humanos que habitan a lo largo del Rio Bobonaza (Pastaza). Operando como un dispositivo de traducción de procesos materiales y cósmicos.

Grabador Fantasma trabajó en colaboración con la Fundación Kara Solar (https://karasolar.com/), para fabricar una barca que funcione con energía solar. A través de esta alianza, la obra abre la vía para un arte post-carbón. Nos ayuda a deshacernos de la “fantasía del Holoceno” (Franke 2018), mostrándonos a qué se podría parecer un régimen estético y un proceso de creación fuera de un modelo económico basado en la extracción de energías fósiles.

 Proyecto comicionado para la 14ª Bienal de Cuenca: Estructuras vivientes. El Arte como experiencia plural, 2019.

_

bt trabajo

03
_

Grabador Fantasma
2018
Instalación | Película S 16 mm
9’25’’ (loop)

 

⎌ PROYECTO COMISIONADO

El punto de partida de Grabador Fantasma es la película Fitzcarraldo (Werner Herzog, 1982), que cuenta la odisea de Brian Sweeney Fitzgerald, al inicio del siglo XX. Este empresario, y a la vez amante de la música, aspira hacer una fortuna con el caucho y sueña con construir una edificación para la ópera en la selva amazónica. Lo que le llama la atención a Balseca de este emprendimiento desmesurado es la estética fuera de lugar y visualmente desconectada de un gramófono sobre un barco que erra en el medio de la selva. Balseca borra al personaje principal de la obra de Herzog y ensambla diversas tecnologías para “escuchar” a la “naturaleza”. La canoa capta los sonidos del bosque, a la escucha de los sonidos humanos y no humanos que habitan a lo largo del Rio Bobonaza (Pastaza). Operando como un dispositivo de traducción de procesos materiales y cósmicos.

Grabador Fantasma trabajó en colaboración con la Fundación Kara Solar (https://karasolar.com/), para fabricar una barca que funcione con energía solar. A través de esta alianza, la obra abre la vía para un arte post-carbón. Nos ayuda a deshacernos de la “fantasía del Holoceno” (Franke 2018), mostrándonos a qué se podría parecer un régimen estético y un proceso de creación fuera de un modelo económico basado en la extracción de energías fósiles.

 Proyecto comicionado para la 14ª Bienal de Cuenca: Estructuras vivientes. El Arte como experiencia plural, 2019.

_

3 Adrian Balseca Grabador Fantasma CAC01.4 Adrian Balseca Grabador Fantasma CAC02.2 Adrian Balseca Grabador Fantasma CAC03.5 Adrian Balseca Grabador Fantasma still04.6 Adrian Balseca Grabador Fantasma stills05.7 Adrian Balseca Grabador Fantasma still06.

01. 02. 03. Grabador Fantasma, vista de la instalación, CAC-Quito, 2019 — 04. Grabador Fantasma, fotograma de la película, película super 16 mm color, 9’25’’ (loop), 2018 — 05. Grabador Fantasma, fotogramas de la película, película super 16 mm color, 9’25’’ (loop), 2018 — 06. Grabador Fantasma, fotograma de la película, película super 16 mm color, 9’25’’ (loop), 2018.